Codigo de Conducta.

Hans Boodt maniquies sostenibles

Hans Boodt aspira a ayudar a crear un mundo mejor. Lo hacemos mejorando las condiciones de trabajo en nuestras fábricas, fabricando productos más sostenibles y reduciendo nuestro impacto en el medio ambiente. Por ello Hans Boodt produce siguiendo la última normativa ISO y cumpliendo los requisitos de código de conducta social y responsabilidad corporativa.

Los productos hechos por Hans Boodt son de excelente calidad, actuales y bien fabricados. Nuestros clientes esperan eso de nosotros. Además, Hans Boodt hace todo lo posible para producir de manera respetuosa con el medio ambiente.

Hans Boodt procura desarrollar y fabricar productos sostenibles. Los puntos clave para conseguirlo son que los maniquies tengan menos impacto en el medio ambiente y por ello las condiciones de trabajo se mejoran constantemente, así como el proceso de producción. Hans Boodt quiere mejorar y garantizar su propio crecimiento y el de sus proveedores creando asociaciones a largo plazo con los mismos  colaboradores. A través de esta cooperación Hans Boodt puede asegurar la fabricación de maniquies sostenibles y la mejora de las condiciones de trabajo.

Como fabricante de maniquies, Hans Boodt está constantemente volcado en el desarrollo de producto. Un aspecto muy importante a tener en cuenta es cómo se pueden reducir los impactos negativos en el medio ambiente durante la fabricación, el embalaje, el uso y el término de la vida útil del producto. También se hacen todos los esfuerzos posibles para reducir emisiones de CO2 en la medida en que la tecnología actual y el mercado lo permiten.

Hans Boodt sigue el principio “cradle to cradle” en los dos métodos de  fabricación que utiliza, roto moldeado y fibra de vidrio reforzada con resina de poliéster.

Este principio concierne al conjunto del ciclo de vida del producto, incluidos el embalaje y el transporte. Al final de la vida del producto se recicla tanto de él como se puede, el producto reciclado se utiliza como material para construir nuevos productos, preferentemente con un mínimo de pérdida de calidad.

Este principio también se sigue con el vidrio. Además, una parte de los residuos se separan y se utilizan como compost. En última instancia, los residuos son quemados para generar electricidad, que se puede usar para producir productos nuevos.

Los materiales termoplásticos, como el polietileno son fáciles de reciclar y por ello se pueden usar como material prima. Eso también es así en el caso del poliuretano y el poliéster, en menor medida. Ciertamente estos materiales son muy fáciles de procesar en los procesos estándar de residuos, por ello los maniquies de fibra de vidrio se pueden considerar como residuos generales.

La base de vidrio debe ser reciclada separadamente. El vidrio se recicla fácilmente, y Hans Boodt se compromete a procesar correctamente también este componente de los maniquies.