Segunda Vida para maniquies.

Reciclar maniquies

Los maniquies de Hans Boodt parecen atemporales; sin embargo, también están sujetos a tendencias. Esto significa que estos “empleados”, aunque son baratos, algún día serán despedidos. Hans Boodt cree que todo el mundo merece una segunda oportunidad, y eso también va por los maniquies.

El programa Second Life se basa en las tres R: Reducir, Reutilizar y Reciclar. De ellas hablamos aquí.

Cuando entregamos un maniqui al cliente, se puede devolver el viejo en la caja del nuevo sin coste adicional. Hans Boodt se compromete con el medio ambiente. Por ello, aparte de intentar reducir las emisiones de CO2 recuperamos viejos maniquies para reciclarlos.

Los maniquies viejos se pueden reutilizar, les damos una segunda vida con el Programa Second Life. En primer lugar Hans Boodt le busca “un nuevo hogar” al maniqui. Si no se le puede encontrar un nuevo hogar el maniqui será reciclado.

El Reciclado constituye la tercera de las R. En el proceso de reciclado miramos primero cómo se puede tratar el maniqui, como no siempre recibimos nuestros propios maniquies a veces es difícil decidir cuál es el tratamiento más adecuado, aunque hay unas líneas generales que tenemos en cuenta.

Los materiales termoplásticos como el polietileno son fáciles de reciclar como materia prima. Eso también es así en el caso del poliuretano y el poliéster, en menor medida. Sin embargo, esos materiales se pueden procesar fácilmente como residuos generales.
Hasta el día de hoy, desgraciadamente, no se conoce ningún producto que tenga vida eterna.

Second Life es la manera en que Hans Boodt intenta resolver este problema. Es por eso que cuando se sustituye un maniqui aseguramos que el viejo nos puede ser devuelto de forma gratuita. Lo más importante es que nosotros tenemos el conocimiento y los contactos necesarios para poder procesar los maniquies viejos de la manera adecuada.